La Comisión ha publicado su primera evaluación preliminar de las repercusiones que ha tenido el instrumento SURE, con un presupuesto de 100 000 millones EUR y destinado a proteger los puestos de trabajo y los ingresos de quienes han sufrido las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19. El informe concluye que SURE (del inglés Support to mitigate Unemployment Risks in an Emergency, apoyo temporal para atenuar los riesgos de desempleo en una emergencia) ha logrado amortiguar las graves consecuencias socioeconómicas de la crisis derivada de la COVID-19. Ha contribuido a frenar el aumento del paro en los Estados miembros beneficiarios durante la crisis, logrando que el alza sea bastante inferior a la de la última crisis financiera mundial. Y ello a pesar de que la contracción del Producto Interior Bruto de los Estados miembros ha sido mayor.

El instrumento SURE es un elemento crucial de la estrategia integral de la Comisión en beneficio de la ciudadanía, destinada a paliar las consecuencias socioeconómicas tan negativas de la pandemia de COVID-19. Proporciona ayuda financiera en forma de préstamos en condiciones favorables que la UE concede a los Estados miembros para financiar planes nacionales de reducción del tiempo de trabajo, así como otras medidas similares para preservar el empleo y los ingresos, en particular de los autónomos. También contempla medidas relacionadas con la salud. La Comisión ha propuesto una ayuda financiera total de 90 600 millones EUR para diecinueve Estados miembros. Todavía quedan por asignar más de 9 000 millones EUR en ayudas de SURE, por lo que las administraciones nacionales están aún a tiempo de presentar las correspondientes solicitudes. La Comisión está dispuesta a evaluarlas, para que se pueda dar respuesta al repunte de las infecciones de COVID-19 y a las nuevas restricciones. | RAPID, IP/21/1209, 22.3.2021