Con cargo al instrumento SURE de la UE, la Comisión Europea ha emitido bonos sociales por valor de 14 000 millones de euros para contribuir a la protección del empleo y los trabajadores. La emisión constaba de dos obligaciones, una de 10 000 millones de euros, que vence en junio de 2028, y otra de 4 000 millones de euros, que vence en noviembre de 2050. La demanda de los inversores fue elevada, de manera que la Comisión ha podido obtener unas condiciones de precios muy buenas, que pasan directamente a los Estados miembros de la UE.

La obligación a siete años se fijó con un rendimiento negativo del -0,497 %, de manera que, por cada 105 euros que reciben los Estados miembros, estos reembolsan 100 euros al vencer la obligación. Por lo tanto, esta ventaja de los tipos de interés negativos pasa directamente a los Estados miembros que reciben los préstamos en forma de préstamos cruzados. La obligación a treinta años se fijó en un valor ligeramente positivo del 0,134 %, lo que constituye un excelente resultado para este vencimiento. (Véanse aquí más detalles sobre la tarificación de la operación).

Esta ha sido la cuarta emisión de obligaciones con cargo al programa SURE de la UE. Hasta la fecha, y gracias a las tres primeras emisiones entre finales de octubre y finales de noviembre del año pasado, quince Estados miembros de la UE han recibido casi 40 000 millones EUR en préstamos cruzados con cargo a SURE.

A lo largo de 2021, la Comisión intentará recaudar otros 35 000 millones de euros mediante la emisión de obligaciones SURE de la UE. Más adelante este año, está previsto también que la Comisión ponga en marcha el sistema de préstamos con cargo a NextGenerationEU, el instrumento temporal de recuperación por valor de 750 000 millones de euros (a precios de 2018) para ayudar a construir una Europa más ecológica, más digital y más resiliente. | RAPID IP/21/209, 27.1.2021